Carteles
Ajuntament de València, 2020

Todo surge de la unión de los contrastes. El inicio y el final. Los carteles son una antítesis, y también un complemento. Uno no es sin el otro. Dos carteles que son el día y la noche, el ruido y la luz, la pólvora y el fuego. Empezar con el estallido del primer trueno y acabar con la luz de la «cremà». Empezar con el olor de pólvora y acabar con el fuego despidiéndose para recibir la primavera. El inicio, la excitación. El final, la emoción, la nostalgia de lo que ha sido.